9 de marzo de 2017 - Enfermedad Renal y Obesidad

9.3.2017

9 de marzo de 2017 - Enfermedad Renal y Obesidad

En 2017, la campaña promueve la educación sobre las consecuencias negativas de la obesidad y su asociación con la enfermedad renal, destacando la importancia de un estilo de vida saludable y de las políticas sanitarias que hacen accesible una conducta preventiva.

La Federación Internacional de Fundaciones Renales y la Sociedad Internacional de Nefrología, lanzaron en conjunto el "Día Mundial del Riñón",  la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud se suman a la promoción de este día con el fin de :
 
- Incrementar el conocimiento sobre las enfermedades renales crónicas y sus asociados índices de mortalidad. E infundir en la población una cultura de prevención para evitar y detectar problemas renales.

- Atraer la atención hacia la necesidad urgente de una detección temprana y la prevención de enfermedades renales crónicas.


Esta enfermedad renal crónica detectada a tiempo puede ser tratada reduciendo complicaciones futuras. El conocimiento acerca de estas enfermedades tiene el potencial inmediato de reducir dramáticamente el número de muertes e incapacidades a nivel mundial producidos por enfermedades silenciosas (particularmente enfermedades cardiovasculares, hipertensión, diabetes y enfermedades renales crónicas).

En 2017, la campaña promueve la educación sobre las consecuencias negativas de la obesidad y su asociación con la enfermedad renal, destacando la importancia de un estilo de vida saludable y de las políticas sanitarias que hacen accesible una conducta preventiva. La obesidad es un factor de riesgo significativo para el desarrollo de la enfermedad renal; aumenta la probabilidad de desarrollar los dos factores de riesgo más importantes para la ERC como son la hipertensión arterial y la diabetes; asimismo tiene un impacto directo en el desarrollo de la enfermedad renal misma ya que en las personas obesas, los riñones deben filtrar una mayor cantidad de sangre para alcanzar las demandas metabólicas de un mayor peso corporal. 

Afortunadamente, tanto la obesidad como la ERC se pueden prevenir. La información acerca de los riesgos que supone la obesidad y los beneficios de un estilo de vida saludable, incluyendo una nutrición adecuada y la actividad física, pueden contribuir en la prevención de la obesidad y la enfermedad renal.