Sin mosquitos

23.1.2016

Sin mosquitos

Utilización de repelentes El Aedes aegypti, es el mosquito que transmite las enfermedades de DENGUE; CHUKUNGUNYA Y ZIKA. El contagio se produce cuando el mosquito se alimenta con sangre de alguien infectado y luego pica a otras personas.

Utilización de repelentes 

El Aedes aegypti, es el mosquito que transmite las enfermedades de DENGUE; CHUKUNGUNYA Y ZIKA.
El contagio se produce cuando el mosquito se alimenta con sangre de alguien infectado y luego pica a otras personas.
El Aedes aegypti tiene hábitos domiciliarios, por lo que la enfermedad es predominantemente
urbana. Este mosquito es diurno y suele picar en las primeras horas del día, hasta media mañana, y durante el atardecer.
El Aedes aegypti prolifera exclusivamente en el entorno domiciliario.


Recomendaciones generales para repelentes de uso personal 

Se encuentran disponibles en el mercado en diversas modalidades como spray, loción, crema, gel y aerosol. Se elaboran sobre todo en base a DEET 
 (dietil toluamida).

•	Mantenerlos siempre fuera del alcance de los niños. 

•	Usar repelentes acordes a la edad de los niños. Antes de utilizarlos, sobre todo en el caso de bebés menores de seis meses, es conveniente consultar al médico a fin de que indique la cantidad a ser aplicada, la frecuencia e inclusive la forma recomendable (crema, gel, etc.). 
•	Evitar la aplicación de repelentes químicos cerca de los ojos, nariz, boca y, sobre todo en el caso de niños pequeños, también en las manos. Es necesario ayudar al niño en la aplicación del repelente. 

•	Evitar la aplicación excesiva y reiterada, y lavar diariamente la piel tratada con agua y jabón. No acostarse con repelentes sobre la piel. Lavar la ropa tratada antes de volver a usarla. No repetir aplicaciones con productos que han causado reacciones en la piel. 
•	Luego de haber manipulado un repelente, no tocar alimentos sin haberse lavado previamente las manos. 
•	Siga las instrucciones contenidas en la etiqueta del producto. 

Recomendaciones generales para repelentes en aerosol, rociadores o vaporizadores 
•	No emplear repelentes en áreas insuficientemente ventiladas. 

•	No acercar el envase al fuego. Desechar convenientemente el envase vacío. 

•	No aplicar directamente sobre la cara: colocar primero una pequeña dosis en las manos y luego esparcirla en el rostro 


El jugo de limón sobre la piel o la Vitamina B1 no son eficaces como repelentes