CUIDADOS DURANTE EL INVIERNO: INTOXICACION MONOXIDO DE CARBONO

22.6.2018

CUIDADOS DURANTE EL INVIERNO: INTOXICACION MONOXIDO DE CARBONO

Durante las épocas invernales se eleva la cantidad de casos de intoxicación por monóxido de carbono, debido a la inadecuada calefacción y ventilación de los ambientes cerrados.

Los riesgos de inhalar el gas son muy graves para todas las personas, especialmente para los niños

El monóxido de carbono es un gas incoloro, inodoro, no irritante, que se dispersa fácilmente en el aire y se acumula en ambientes mal ventilados, y estas características hacen que la intoxicación no sea percibida por la persona expuesta.


Síntomas de alarma

Los síntomas de la intoxicación por monóxido de carbono son variables .En casos leves suelen presentarse cefaleas, náuseas, vómitos, mareos, debilidad y, si progresan, pueden llevar a inestabilidad, confusión, visión borrosa, dolor en el pecho, desmayos, convulsiones y muerte.

Por otra parte, una vez que el episodio agudo haya pasado, según la severidad del cuadro, además, es posible que entre las dos semanas y los dos meses aparezcan complicaciones neurológicas, como alteraciones de la memoria, de la conducta, de la atención, del aprendizaje. Por eso es importante, el control médico a corto y mediano plazo tras la intoxicación.


Recomendaciones

- Mantener el ambiente ventilado una vez encendidos los artefactos a gas, carbón o leña. Siempre debe haber una puerta o ventana abierta, al menos 15 centímetros.
- Prestar atención al color de la llama de los artefactos: debe ser azul; si es naranja o colorada, el artefacto debe ser apagado y revisado, dado que no está funcionando correctamente y está generando monóxido de carbono.
- No dormir con braseros o calentadores a leña o carbón encendidos.
- Las instalaciones a gas deben ser realizadas por gasistas matriculados.
- Una vez al año se deben controlar los artefactos a gas y verificar que la ventilación (chimeneas y tubos) no se encuentre obstruida por hojas, basura o nidos de pájaros, entre otros.
- No usar el horno ni las hornallas para calefaccionar el ambiente, ya que consumen mayor cantidad de oxígeno.
- No instalar los calefones o termotanques a gas en el baño.
- No dejar el auto con el motor encendido en el garaje sin que el ambiente esté ventilado.
- Revisar el sistema de escape del auto para verificar que no existan fisuras, además del piso y el baúl para detectar huecos por donde puedan pasar los gases.
- No encender nunca un grupo electrógeno en el interior. El artefacto en funcionamiento siempre debe estar en el exterior.
- Antes de encender los artefactos a gas en una vivienda que permaneció deshabitada por un tiempo asegurarse de que los mismos funcionan correctamente.

Ante los primeros síntomas, es necesario ventilar el ambiente y recurrir a un centro de salud u hospital y/o asistir a un servicio de emergencias médicas.